Planes de Pensiones Individuales

 

¿Por qué con Nosotros?

¿Por qué con Nosotros?

Ventajas

  • Nuestros planes de pensiones te permiten constituir un ahorro para tu jubilación, fallecimiento, invalidez o dependencia, y desgravarte hoy aprovechando su excelente fiscalidad

Planes de pensiones

Tenemos la combinación de planes de pensiones que mejor se adapta a tu perfil inversor y a tus necesidades. Ponemos a tu disposición una amplia gama de Planes de Pensiones, flexibles y adaptables:

  • UNIVERSAL* y CATOC VIDA son planes de renta fija mixta, que invierten un mínimo de un 15% y un máximo de un 30% de tu patrimonio en activos de renta variable.
  • (*) Universal, Plan de Pensiones se sitúa en los primeros puestos del ranking de INVERCO (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva) de rentabilidad a largo plazo en la categoría de Renta Fija Mixta.
  • UNIVERSAL VARIABLE es un plan de pensiones de renta variable que invierte como mínimo un 75% de tu patrimonio en activos de renta variable.
  • UNIVERSAL RENTA FIJA es un plan de pensiones que invierte el 100% de tu patrimonio en activos de renta fija.
 

Fiscalidad

Fiscalidad

Ingresos para tu jubilación y ahorro para hoy

Los planes de pensiones son el producto de previsión por excelencia, con el mejor tratamiento fiscal, ya que las aportaciones reducen la base imponible del IRPF, con el límite del 30% de la suma de rendimientos netos del trabajo y actividades económicas percibidas individualmente; este porcentaje será del 50% para contribuyentes de 50 años o más.

Fiscalidad de las aportaciones
Máximos legales dependiendo de la edad del partícipe:
Hasta 50 años 10.000 euros
De 50 años o más 12.500 euros

Aportaciones al cónyuge
Los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rentas a integrar en la parte general de la base imponible o las obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros, podrán reducir en la base imponible general las aportaciones realizadas a favor de dicho cónyuge, con el límite máximo de 2.000 euros.

Aportaciones a favor de personas con minusvalía
Las aportaciones anuales máximas realizadas a favor de una persona con minusvalía, incluyendo sus propias aportaciones, no podrán rebasar la cantidad de 24.250 euros. Las aportaciones anuales máximas realizadas por cada partícipe a favor de personas con minusvalía ligadas por relación de parentesco no podrán rebasar la cantidad de 10.000 euros.

Fiscalidad de las prestaciones
Toda prestación de un plan de pensiones, independientemente de la causa de la percepción o de la persona que lo perciba, tiene la calificación de rendimiento de trabajo sujeto al IRPF. La prestación por jubilación, invalidez, fallecimiento, dependencia, enfermedad grave o paro de larga duración tiene por tanto el mismo tratamiento fiscal. La prestación (íntegra) se califica como rendimiento del trabajo. En términos generales podemos decir que independientemente de la forma de cobro elegida, el beneficiario de un plan de pensiones tendrá que declarar como rendimiento del trabajo en el IRPF el importe que perciba en cada ejercicio por este concepto.

Capital
Reducción por aportaciones hechas antes de 1/1/2007
No obstante lo comentado en los párrafos anteriores, la actual normativa recoge la posibilidad de aplicarse una reducción del 40% únicamente sobre la parte de la prestación correspondiente a aportaciones efectuadas antes del 1/1/2007, siempre y cuando se cumpla:
1.- Que el cobro de la prestación sea en forma de capital
2.-Se ha de tener en cuenta que si se tiene más de un contrato, la reducción que corresponda solo se aplicará a la prestaciones en forma de capital cobradas en un mismo ejercicio
Renta
Si el cobro es en forma de renta no existen reducciones, integrándose por lo tanto el 100% de la prestación percibida anualmente como rendimiento del trabajo.

Excepciones
Fiscalidad aplicable en todo el territorio español excepto Pais Vasco y Navarra

(*) Conforme normativa vigente ejercicio 2012.

 

Rentabilidad

Rentabilidad

Los Planes de Pensiones son sistemas de ahorro en el cual los partícipes realizan las aportaciones que dan derecho a cobrar unas prestaciones en caso de jubilación, fallecimiento, invalidez, dependencia, desempleo de larga duración o enfermedad grave. Consiguiendo, para el futuro, unos ingresos en el momento de la jubilación y, para hoy, un ahorro fiscal en el Impuesto de Renta.